35 Nasó

Parashat Nasó

Prof. José Alberto Fuentes

BaMidbar (Números) 4:21-7:89

Haftará: Shoftim (Jueces) 13:2-5

 

Una ley muy interesante es presentada en esta parashá, la ley de la sotá, conocida popularmente como la ley de los celos. Esta ley esconde secretos de la obra del Mashíaj sufriente muy importantes. Está escrito en la Torá:

También Hashem habló a Moisés, diciendo:

Habla a los hijos de Israel y diles: Si la mujer de alguno se descarriare, y le fuere infiel, y alguno cohabitare con ella, y su marido no lo hubiese visto por haberse ella amancillado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido sorprendida en el acto; si viniere sobre él espíritu de celos, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella amancillado; o viniere sobre él espíritu de celos, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella amancillado; entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y con ella traerá su ofrenda, la décima parte de un efa de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso, porque es ofrenda de celos, ofrenda recordativa, que trae a la memoria el pecado. Y el sacerdote hará que ella se acerque y se ponga delante de Hashem. Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro; tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y lo echará en el agua. Y hará el sacerdote estar en pie a la mujer delante de Hashem, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos la ofrenda recordativa, que es la ofrenda de celos; y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición. Y el sacerdote la conjurará y le dirá: Si ninguno ha dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido a inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición;  mas si te has descarriado de tu marido y te has amancillado, y ha cohabitado contigo alguno fuera de tu marido  (el sacerdote conjurará a la mujer con juramento de maldición, y dirá a la mujer): Hashem te haga maldición y execración en medio de tu pueblo, haciendo Hashem que tu muslo caiga y que tu vientre se hinche;  y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan hinchar tu vientre y caer tu muslo. Y la mujer dirá: Amén, amén. El sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas; y dará a beber a la mujer las aguas amargas que traen maldición; y las aguas que obran maldición entrarán en ella para amargar. Después el sacerdote tomará de la mano de la mujer la ofrenda de los celos, y la mecerá delante de Hashem, y la ofrecerá delante del altar. Y tomará el sacerdote un puñado de la ofrenda en memoria de ella, y lo quemará sobre el altar, y después dará a beber las aguas a la mujer. Le dará, pues, a beber las aguas; y si fuere inmunda y hubiere sido infiel a su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella para amargar, y su vientre se hinchará y caerá su muslo; y la mujer será maldición en medio de su pueblo. Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda. Esta es la ley de los celos, cuando la mujer cometiere infidelidad contra su marido, y se amancillare; o del marido sobre el cual pasare espíritu de celos, y tuviere celos de su mujer; la presentará entonces delante de Hashem, y el sacerdote ejecutará en ella toda esta ley.  El hombre será libre de iniquidad, y la mujer llevará su pecado. (Números 5:11-31)

La Torá es muy clara, y habla sobre las consecuencias que acarrea una mujer que es infiel a su marido, rompiendo el pacto. ¿Te imaginas un caso contrario, en el que el inocente toma el lugar de la culpable?

Hay algo que llama la atención, se dice que la mujer tomaría las aguas amargas, que se habían mezclado con las letras del pergamino que contenía las maldiciones, y que en dicho pergamino estaba escrito el nombre sagrado de Dios, que al mezclarse con las aguas era borrado. Sabemos que borrar el nombre de Dios está prohíbo. ¿Por qué en esta ocasión si se permite?

Esto esconde secretos importantes de la redención, el enfoque es que Dios prefiere ser borrado con tal de salvar una relación. En niveles profundos de entendimiento el Mashíaj representa al nombre de Dios. Desde este entendimiento el Mashíaj es borrado, para que la mujer infiel pueda tener vida.

Uno de los prototipos más importantes del Mashíaj es Yosef Hatsadik (el justo). Él, siendo inocente, pagó por el pecado de la esposa adúltera, lo cual muestra la obra del Mesías que tuvo que tomar las aguas amargas en lugar de Israel, así como lo hizo Yosef tomando el lugar de la mujer de Potifar. Por eso pregunté: ¿Te imaginas un caso en el que el inocente toma el lugar de la culpable?

Está escrito:

Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia. Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí; Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió. Cuando vio ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huido fuera, llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciese burla de nosotros. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces; y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y huyó y salió. Y ella puso junto a sí la ropa de José, hasta que vino su señor a su casa.  Entonces le habló ella las mismas palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme.  Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera. Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor.  Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel. (Génesis 39:6-20)

Vemos claramente como Yosef toma el lugar de la mujer adúltera, el hecho de ir a la cárcel tipifica a la muerte. De la misma manera el Mashíaj tomó el lugar de la esposa infiel.

También está escrito en la Torá:

Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte. Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel. (Éxodo 32:19-20)

Se escribió del Mashíaj.

Después de esto, sabiendo Yeshúa que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.  Cuando Yeshúa hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. (Juan 19:28-30)

El Mashíaj, que tipifica al nombre de Dios que es borrado, que de igual manera en las tablas de la ley estaba escrito el nombre que también fue borrado, por lo tanto, el Mashíaj toma esas aguas de amargura en lugar de la culpable.

¡Qué importante es la obra del Mashíaj Yeshúa! Nunca lo olvides, él tomó tu lugar, él llevo tu pecado.

Shabat shalom

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah