Noaj 2-6

Descanso

Génesis 9:18 – 10:32

Por Dr. K. Blad

Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, lo pusieron sobre sus hombros, y caminando hacia atrás cubrieron la desnudez de su padre; y sus rostros estaban vueltos, y no vieron la desnudez de su padre.

(Gén. 9:23 LBLA)

¿Qué efecto tienen las relaciones familiares para las generaciones futuras?

Jam (Cam) vio a su padre desnudo. Pero en lugar de honrar a su padre y cubrirlo hizo correr la noticia. Por esto su hijo Kenáan (Canaán) hizo algo tan perverso que la Torá ni lo puede contar. Los hermanos de Jam hicieron lo contrario y honraron a su padre cubriendo su desnudez sin mirar. Estas cosas trajeron consecuencias muy importantes no solamente en las vidas de los hijos presentes de Noaj, sino también en sus generaciones futuras.

Noaj supo usar el poder de la palabra. Por palabra profética pronunció una maldición sobre su nieto Kenáan por lo que había hecho. Jam no fue maldecido, ya había sido bendecido (9:1). Shem y Yefet recibieron cada uno una bendición poderosa. Las palabras que salieron de la boca de Noaj fueron tan poderosas que siguen tendiendo influencia sobre el desarrollo del mundo hasta nuestros días.

¡Qué importante es usar su lengua correctamente, especialmente cuando se trata de hablar sobre los hijos! Las palabras de los padres tienen mucho poder sobre la vida y desarrollo de los hijos. Muchas veces son decisivas para todo su futuro.

En una familia con una moral alta no es bueno que los miembros se vean desnudos, excepto los cónyuges. Los padres no deben mostrar su desnudez delante de sus hijos y los hijos no deben mostrarse desnudos ante sus padres y hermanos, excepto cuando sean muy pequeños. Se debe enseñar a los niños de pequeños a cubrirse y no exponer sus órganos sexuales a los demás. No es bueno que los niños se bañen desnudos en público.

Jam causó una maldición terrible sobre su hijo por no tener un nivel moral alto en su relación con su padre. El Eterno ordenó a los hijos de Israel exterminar por completo los hijos de Kenáan con la conquista de la tierra prometida, donde los hijos de Kenáan vivían en una moral bajísima.

La moral alta de Shem y Yefet causaron unas bendiciones tan fuertes que siguen produciendo beneficios para todo el mundo hoy en día y, lo harán eternamente.

Mantén una moral alta en tu familia y obtendrás bendiciones para ti y tus hijos para siempre.

Que el Eterno te ayude a tener siempre buenas relaciones con tus padres,

Ketriel

 

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah