Reé 47-6

Reé 47-6

Observa

Deuteronomio 15:1-18

Por Dr. K. Blad

Y no habrá menesteroso entre vosotros, ya que el SEÑOR de cierto te bendecirá en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da por heredad para poseerla, si sólo escuchas fielmente la voz del SEÑOR tu Dios, para guardar cuidadosamente todo este mandamiento que te ordeno hoy… Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el SEÑOR tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas… No te parezca duro cuando lo dejes en libertad, porque te ha dado seis años con el doble del servicio de un jornalero; y el SEÑOR tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas.

(Deut. 15:4-5, 10, 18 LBLA)

¿Qué dos cosas dan bendición económica?

Este texto nos habla de dos cosas que son causas de bendición económica. La primera es la obediencia a los mandamientos. Si los judíos cumplen los mandamientos de la Torá serán muy prosperados en riquezas y medios para el bienestar. Lo mismo sucede con las naciones, si cumplen los mandamientos que son para ellos serán sumamente prosperados.

Este principio también es aplicable en el nivel personal. El que obedece al Eterno será bendecido por él, también en lo material. Sin embargo, la prosperidad personal depende hasta cierto punto del estado general del pueblo a que uno pertenece. Es mucho más fácil para el individuo obtener prosperidad en un país donde se siguen las normas y por eso ha llegado a ser un país próspero, que en un país donde hay corrupción, engaños y hurtos.

La segunda cosa que produce prosperidad económica es la tsedaká – צדקה, caridad, generosidad a los necesitados. Vez tras vez la Torá repite que si ayudamos a los necesitados el Eterno nos va a bendecir en todo lo que hagamos en el trabajo.

¿Quieres ser bendecido en tu trabajo? Cumple los mandamientos y comparte con lo que tienes con los necesitados.

Bendiciones,

Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah