Devarim 44-3

Devarim 44-3

Palabras/cosas

Deuteronomio 1:22-38

Por Dr. K. Blad

Tomaron en sus manos del fruto de la tierra y nos lo trajeron; y nos dieron un informe, diciendo: "Es una tierra buena que el SEÑOR nuestro Dios nos da. Sin embargo, no quisisteis subir, y os rebelasteis contra el mandato del SEÑOR vuestro Dios. 

(Deut. 1:25-26 LBLA)

¿Qué lado del informe escuchas?

Cuando Moshé narra la historia de lo que pasó cuando los espías volvieron de su misión con el fruto de la tierra en sus manos informando que era una tierra buena la que el Eterno les daba, no menciona el lado negativo del informe de los diez espías. Como la palabra del Eterno había entrado en su corazón, él sabía que los obstáculos no serían un problema para conquistar la tierra y que a pesar de las guerras los hijos de Israel iban a heredar lo que el Eterno había prometido.

El que recibe las promesas del Eterno con fe en su corazón se da cuenta de las posibilidades y tiene una mente positiva, buscando soluciones cuando hay problemas. Moshé vio sólo lo positivo cuando los espías volvieron, pero la gran mayoría vio sólo lo negativo y escucharon sólo el lado del informe que presentaba una imagen imposible.

¿Cuál es la diferencia entre lo uno y lo otro? ¿Cuál es el punto central que divide entre una reacción y otra? La respuesta es: la confianza en el Eterno.

Fe es confianza. Fe es estar plenamente seguro de que lo que el Eterno ha prometido, él es plenamente poderoso y fiel para cumplirlo. Esa confianza se fija en el lado positivo de los informes y los ve como una confirmación de lo que el Eterno ha dicho. HaShem ha dicho que nos ha dado una tierra buena y, he aquí, con la muestra del fruto que trajeron los espías lo estamos viendo.

El que hace caso a lo que el Eterno promete y el que confía en su amor y perdón, podrá ver el lado positivo de los informes y estar dispuesto a atravesar los problemas presentados por el lado negativo de los informes sabiendo que el Eterno es poderoso y fiel.

Moshé sólo vio el lado positivo del informe y por eso no podía entender cómo el pueblo no quiso subir a la tierra. Era una tierra buena, el Eterno nos la ha dado, entonces ¿cómo es posible que no quisieron subir? Para Moshé rabenu el asunto estaba clarísimo, pero no para la gran mayoría.

A la hora de estar ante un reto que el Eterno te ha dado, cuídate mucho del yetser hará que sólo ve lo negativo. El yetser hatov (la inclinación al bien) se da cuenta de lo positivo y se goza con ello y actúa según ello porque confía en las promesas del Eterno.

Que el Eterno, que es bueno, nos ayude a poder poner sus palabras en nuestros corazones para que podamos creer y confiar en ellas plenamente y no ser afectados por el lado negativo de los informes sino sólo ver el lado positivo y conquistar lo que ya nos ha sido dado por Él.

Bendiciones,

Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah