Balak 40-3

Balak 40-3

Devastador

Números 22:21-38

Por Dr. K. Blad

Balaam respondió a Balac: Mira, ahora he venido a ti. ¿Hay algo, acaso, que pueda decir? La palabra que Dios ponga en mi boca, ésa diré. 

(Núm. 22:38 LBLA)

 ¿Se puede torcer el brazo del Eterno o hablar en su nombre cosas que no ha dicho?

Bilam quiso ir con los hombres a pesar de que el Eterno le había dicho que no fuera. Por eso intentó otra vez a ver sí podía cambiar la idea del Todopoderoso.

Entonces el Eterno le permitió ir, pero con la condición de que sólo hablara lo que vendría del cielo. Pero como el profeta no fue con buenas intenciones un ángel fue enviado para matarle. Sin embargo, su asno le salvó la vida.

Bilam golpeó su asno tres veces con ira y el Eterno le reprende dos veces por haberlo hecho, primero por la boca del asno y luego por la boca del ángel. Esto nos enseña la importancia de no maltratar a los animales. Todo maltrato de los animales es registrado en los cielos y trae consecuencias sobre los hombres.

Bilam sabía que no podía hablar otra cosa que la que el Eterno pusiera en la boca. Esa fue la condición que le Eterno había puesto para dejarle ir con los jefes de Moav. Sin embargo Bilam esperaba poder agradar a los hombres y pronunciar palabras de maldición sobre el pueblo, especialmente al saber que iba a recibir una recompensa monetaria por su profecía.

Pero al mismo tiempo supo que no podía hablar cosas que el Eterno no había dicho. Esa es una muestra de que el nivel de su don profético era muy alto. No tenía la capacidad de transmitir palabras de maldición porque el Eterno dominaba su boca a la hora de profetizar. Sin embargo, intentó de hacerlo y por eso el Eterno quiso matarle.

Qué peligroso es hablar palabras en nombre del Eterno que no vienen de él como si fueran de él. No creas en las profecías que empiezan diciendo: “Así dice el Señor”. Normalmente son falsas y en lo mejor de los casos son palabras en parte inspiradas por el Eterno mezcladas con palabras propias del que profetiza.

Si sientes la inspiración profética es mejor no decir: “Así dice el Señor” para no correr el riesgo de tomar su Nombre en vano y poner en su boca cosas que él no haya dicho. Es mejor pronunciar el mensaje recibido en el espíritu de manera humilde y dejar que los oyentes juzguen. En lugar de decir: “Así dice el Señor” se debe decir: “Creo que el Eterno está diciendo esto y esto” o “Tengo la impresión de que el Eterno está diciendo esto y aquello”. Así uno mantiene las espaldas seguras y corre menos riesgo de caer bajo el juicio severo por haber profetizado falsamente en el Nombre del Eterno, quien es Santo.

 Que el Eterno nos guarde de toda cosa mala.

Kol tuv – todo lo bueno,

 Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina