Sheminí 26-6

Sheminí 26-6

Octavo

Levítico 11:1-32

Por Dr. K. Blad

el cerdo, porque aunque tiene pezuña dividida, formando así un casco hendido, no rumia; será inmundo para vosotros.

 (Lev. 11:7 LBLA)

¿Puede un hijo de Noaj comer de todo?

El mundo está dividido en dos grupos de personas, los hijos de Israel y el resto de los hijos de Noaj, también llamados gentiles. Para los hijos de Israel hay una dieta más estricta que para los hijos de Noaj. Aunque Noaj sabía bien cuáles eran los animales limpios e impuros para el Eterno (Gén. 7:2,8), en la ley que él y sus hijos recibieron no hay ninguna diferencia entre animales permitidos y prohibidos (Gén. 9:3). Obviamente está permitido a un hijo de Noaj comer de todos los animales sin que sea considerado pecado.

Sin embargo, el pueblo de Israel fue llamado a ser una nación sacerdotal para el Eterno y por eso tiene la obligación de separarse de las cosas y los animales que producen impureza ritual.

Los sacrificios son el pan del Eterno y él sólo podrá “comer” animales que son limpios. Por eso él no permite que sus hijos que pueden vivir cerca de su morada, coman cosas que él no puede recibir en sacrificio. Sus hijos tienen que imitar la conducta de su Padre (cf. Deu. 14:1-3).

Además, un hijo de Israel que come un animal impuro se vuelve ritualmente impuro – en hebreo tamé,טמא  – y si come animales abominables se vuelve también abominable para el Eterno, como está escrito en Levítico 11:43-44: “No os hagáis abominables por causa de ningún animal que se arrastra; y no os contaminéis con ellos para que no seáis inmundos. Porque yo soy el SEÑOR vuestro Dios. Por tanto, consagraos y sed santos, porque yo soy santo. No os contaminéis, pues, con ningún animal que se arrastra sobre la tierra.” (LBLA)

La presencia del Eterno en medio de los hijos de Israel exige una dieta más estricta para que el tabernáculo no sea contaminado por ellos a la hora de entrar en él (7:21).

Los hijos de Noaj no tienen la misma cercanía al Eterno mientras que no opten por convertirse y entrar en el pacto de la circuncisión. Los hijos de Israel son los que están cerca y los hijos de Noaj están lejos (Ef 2:17).

Entonces ¿pueden los hijos de Noaj comer animales que no son limpios? Según entiendo las Escrituras la respuesta tiene que ser sí, les está permitido. Las normas de este capítulo sólo son para los hijos de Israel, como está escrito “para vosotros”.

Ahora, a partir de la primera venida del Mesías hay un grupo dentro los hijos de Noaj que se han acercado al Eterno sin entrar en el pacto de la circuncisión de la carne. Al experimentar la regeneración del Espíritu y la vida de resurrección del Mesías, estos hijos de Noaj que antes estaban lejos, han sido hecho cercanos por la sangre del Mesías, como está escrito en Efesios 2:13: “Pero ahora en el Mesías Yeshúa, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre del Mesías.” (LBLA revisada)

Esto significa que estos hijos de Elokim que no son de la circuncisión tienen una cercanía al Eterno que el resto de los hijos de Noaj no pueden tener. En su espíritu pueden entrar en el tabernáculo celestial. Sin embargo no podrán ser considerados como hijos de Israel físicos por no estar en el pacto de la circuncisión física. En el espíritu tienen el mismo estatus que los judíos nacidos de nuevo, pero en su función física no lo tienen. Mientras que no se circunciden en la carne convirtiéndose en judíos no están obligados a cumplir todos los 613 mandamientos (cf. Gal. 5:3). Pero por estar más cerca que el resto de los hijos de Noaj tienen mayor obligación en cuanto a la Torá pero no tienen la misma obligación que los hijos de la circuncisión. Los hijos den Noaj tienen la obligación de cumplir 7 mandamientos generales y los hijos de la circuncisión tienen la obligación de cumplir 613 mandamientos específicos.

Entonces ¿cuántos mandamientos tienen que cumplir los hijos de Noaj que son adoptados como hijos de Avraham por el Mesías Yeshúa? ¿Tienen la obligación de cumplir estos mandamientos de la dieta santa que aparecen en el texto de esta semana?

Lo cierto es que los hijos de Noaj que ahora son adoptados como hijos de Avraham sin entrar en la circuncisión de la carne tienen mayor obligación que el resto de los hijos de Noaj, pero menor obligación que los hijos de la circuncisión. Sin embargo, los Escritos de los Emisarios del Mesías no dan una respuesta clara sobre este punto sino dejan la puerta abierta para los que desean cumplir más mandamientos (Hech. 15:21). Este es un tema bien difícil porque la línea divisoria entre judíos y no judíos no está bien marcada en el Mesías. No obstante, en el Mesías el judío no puede bajar de las normas del Eterno que le fueron dadas, para adaptarse al no judío, sino lo contrario, el no judío tendrá que aprender a respetar y, hasta cierto grado, también cumplir las normas de los judíos si desea vivir en armonía con ellos.

Personalmente pienso que un hijo de Noaj regenerado por el poder de la resurrección del Mesías no está obligado a cumplir los mandamientos de no comer animales que no son limpios, excepto los que la Torá considera abominables (como los mariscos, los reptiles y los insectos), pero si desea santificarse y vivir una vida más entregada de manera práctica también debe seguir las otras reglas acerca de animales puros e impuros.

Ahora, si pertenece a una comunidad donde hay judíos debe adaptarse a su estilo de vida en cuanto a la comida para poder comer con los judíos. El judío no puede comer algo impuro o abominable porque le está prohibido, y si un no judío desea compartir la mesa con un judío tendrá que respetar esas normas para no hacerle pecar.

Que el Eterno nos ayude a encontrar el equilibrio en todas estas cuestiones.

Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah