Sheminí 26-4

Sheminí 26-4

Octavo

Levítico 10:12-15

Por Dr. K. Blad

Tanto el muslo como el pecho serán presentados junto con la ofrenda de la grasa, para ofrecérselos al SEÑOR como ofrenda mecida. Será un estatuto perpetuo para ti y para tus hijos, tal como lo ha mandado el SEÑOR. 

(Lev. 10:15 NVI)

¿Cuánto dura un estatuto perpetuo?

Los mandamientos, las ordenanzas y los estatutos que el Eterno dio a los hijos de Israel por medio de Moshé rabenu son de carácter perpetuo. Esto significa que el Eterno no puede cambiar su Palabra de una generación a otra o de una época a otra.

Esto nos enseña que la doctrina del dispensacionalismo es falsa. Según esa doctrina ciertas leyes del Eterno sólo son válidas durante una época, una dispensación, y cuando una nueva época empieza, el Eterno modifica sus leyes quitando algunas y añadiendo otras. Esa doctrina divide la historia de la humanidad en varias dispensaciones y piensa que es una violación pasar las leyes que son consideradas como válidas sólo durante una dispensación a otra dispensación.

Por ejemplo, se habla de la dispensación de la ley y la dispensación de la gracia. Consideran que la dispensación de la ley duraba solamente hasta la crucifixión y que después de eso llegó el tiempo de cambiar las cosas, es decir anular ciertas leyes e introducir otras. Esta idea es fortalecida al hablar de un antiguo testamento y un nuevo testamento. Piensan que al venir lo nuevo, ya no vale lo antiguo.

Entonces todo aquel que guarda a un mandamiento de los que consideran parte de una dispensación del pasado es atacado y considerado como un falso maestro que quiere imponer la ley sobre los que ya no están bajo la ley. Piensan que esa expresión “bajo la ley” tiene que ver con el tiempo de la dispensación de la ley, y no entienden lo que Pablo quiso decir con esa expresión.

Los que siguen esta doctrina se oponen a todos los mandamientos que tienen que ver con el culto del templo, puesto que, según ellos, en la dispensación del la gracia no puede haber un templo con sacrificios de animales.

Esta doctrina relativamente moderna y que ha infectado a muchísimos cristianos en el mundo entero, está creando una imagen falsa del Eterno. Lo presenta como uno que no guarda su palabra y no es fiel a sus promesas.

En su esencia esta doctrina es anti mesiánica, puesto que el verdadero Mesías nunca habló de un tiempo de la ley y un tiempo de la gracia. Todo lo contrario, dijo que todos los mandamientos del Eterno tenían que durar hasta la destrucción del cielo y la tierra y que el que quebrante el más pequeño de los mandamientos será considerado muy pequeño en el Reino de los Cielos (Mateo 5:17-19).

Además el verdadero Mesías tiene que reconstruir el templo en Yerushalayim, según la profecía dada sobre el hijo del rey David (1 Cron. 17:12-14; 22:10), donde se instalarán sacrificios de animales según los estatutos perpetuos dados por medio de Moshé rabenu (cf. Eze. 40-48).

Querido discípulo del Mesías verdadero, no te dejes engañar por los que dicen que los estatutos dados a Aharón y sus hijos no son perpetuos. Cuando el próximo altar sea instalado en el lugar del templo en Yerushalayim se ofrecerán de nuevo animales para un olor fragante para el Eterno. Por favor no nos opongamos a estos estatutos para no ser considerados pequeños en el Reino de los Cielos.

Kol tuv,

Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina