Mishpatim 18-3

Mishpatim 18-3

Decretos

Éxodo 22:5-27 – (22:4-26 heb.)

Por Dr. K. Blad

Si no es hallado el ladrón, entonces el dueño de la casa se presentará ante los jueces, para determinar si él metió la mano en la propiedad de su vecino. En toda clase de fraude, ya se trate de buey, de asno, de oveja, de ropa, o de cualquier cosa perdida, de la cual se pueda decir: "Esto es", la causa de ambos se llevará ante los jueces; y aquel a quien los jueces declaren culpable pagará el doble a su vecino. 

(Éx. 22:8-9 LBLA)

 

¿Qué significa el título elohim?

En este texto aparece la palabra hebrea elohim – אלהים – en tres ocasiones. En algunas versiones se ha traducido como “Dios” y en otras como “jueces”. El contexto muestra claramente que se trata de jueces. Esto nos enseña que el título elohim – אלהים – que puede ser traducido como “poderosos”, “poderosísimo” o “todopoderoso”, tiene que ver con la autoridad de establecer la justicia.

Lo interesante es que este título no está limitado para el uso exclusivo del Eterno, sino es también delegado a los hombres en la tierra.

En el Salmo 82:1-2 está escrito: “Salmo de Asaf. Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga. ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah” (RV 1960) Este texto usa la palabra elohim – אלהם  – dos veces con dos significados diferentes. La primera vez se está refiriendo al Todopoderoso, traducido como  “Dios”, y la segunda vez a los jueces, traducido como “dioses”. En los versículos 6-7 está escrito: “Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo. Sin embargo como hombres moriréis, y caeréis como uno de los príncipes.” (LBLA)

En Juan 10:34-36 nuestro Maestro está citando del Salmo 82: “¿No está escrito en vuestra ley: “Yo dije: sois dioses”? Si aquellos, a quienes vino la palabra de Dios, los llamó dioses (y la Escritura no se puede violar), ¿a quién el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: “Blasfemas”, porque dije: “Yo soy el Hijo de Dios”?” (LBLA)

Estos textos nos revelan dos verdades importantes. Primero, el término elohim, que ha sido traducido como “dioses”, puede significar personas que han recibido la Palabra del Todopoderoso. Según el contexto en el Salmo 82 vemos que en primer lugar se trata de personas que han sido puestas en posiciones de autoridad sobre otras, jueces, reyes y otros príncipes.

Segundo, los que son llamados elohim son también llamados “hijos del Altísimo”. Por lo tanto, el término “Hijo de Dios” también se está refiriendo a un rey o un juez que ha recibido la delegación del Altísimo para gobernar y dictar y ejecutar sus juicios en la tierra, como también vemos en 1 Crónicas 28:6, donde está escrito: “Y El me dijo: "Tu hijo Salomón es quien edificará mi casa y mis atrios; porque lo he escogido por hijo mío, y yo le seré por padre.” (LBLA)

El término elohim tiene que ver con poder y autoridad y no solamente se refiere al Todopoderoso, sino también puede referirse a los mensajeros celestiales, a los dioses falsos, a un hombre que ha recibido la autoridad del Todopoderoso y a los jueces que están puestos en lugar del Altísimo para juzgar en la tierra.

Por lo tanto, cuando Yeshúa es presentado en las Escrituras como “Hijo de Dios” y “Dios” no significa que él haya nacido de Dios por una reproducción o que sea el Eterno mismo. El Eterno es uno solo.

          Kol tuv – todo lo bueno,

          Ketriel

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah