Shemot 13-5

Nombres

Éxodo 3:18 – 4:17

Por Dr. K. Blad

Y ellos escucharán tu voz; y tú irás con los ancianos de Israel al rey de Egipto, y le diréis: "El SEÑOR, el Dios de los hebreos, nos ha salido al encuentro. Ahora pues, permite que vayamos tres días de camino al desierto para ofrecer sacrificios al SEÑOR nuestro Dios." 

(Éx. 3:18 LBLA)

¿Cómo se reconocen los falsos líderes?

El Eterno ha puesto las autoridades en la tierra. Por eso cuando Moshé recibió el llamado de liberar al pueblo de la esclavitud primero tuvo que ir a los ancianos de Israel para ser reconocido por ellos (3:16). Luego tenía que ir al rey de Egipto y solicitar permiso para que el pueblo pudiera salir. El Eterno no salta sobre las autoridades que él ha puesto. Hay un orden para hacer las cosas para que sean legalmente justas.

El que intenta reunir bajo su propio liderazgo a un pueblo que está sometido a otro líder está cometiendo una infracción en cuanto al respeto al área de responsabilidad de otro. Ese tipo de comportamiento es de una persona rebelde que no respeta las autoridades que hay. El que no respeta las autoridades puestas por el Eterno no le respeta a él y él no dará su aprobación a un comportamiento semejante.

Nuestro gran Rabino Yeshúa nos enseña que el líder es la puerta para sus seguidores (Juan 10:7). Por lo tanto el que no pasa por la puerta, el líder, y trata de guiar o reunir para sí mismo a los que están bajo el cuidado de otro, es ladrón y salteador.

Ningún siervo del Mesías tiene el derecho de tener sus propios discípulos. Las ovejas son del Mesías y los que intentan hacerse de las ovejas del Mesías no son sus siervos sino falsos líderes que quieren arrastrar tras sí a los discípulos del Mesías.

Yo no soy rabino ni tengo discípulos. Los que me siguen no son mis discípulos sino discípulos del Mesías. Mi meta es llevar al Mesías a todos lo que me siguen.

No hay ningún texto en Los Escritos Mesiánicos que apoye la idea de que un discípulo del Mesías pueda tener sus propios discípulos. Ten cuidado con los líderes que dicen que tienen discípulos.

Cuando Yeshúa mandó a sus emisarios salir por todo el mundo y hacer discípulos, no se refiere a hacer discípulos para sí mismos, sino para el único que tiene el permiso para ser llamado rabino en el cuerpo del Mesías, Yeshúa mismo (Mat. 23:8).

Una de las señales más claras de los falsos maestros es que arrastran a los discípulos del Mesías tras ellos mismos (Hech. 20:30). Un verdadero siervo del Mesías lleva a las personas al Maestro. Los seguidores del Mesías se caracterizan por ser canales por medio de los cuales la gente pueda llegar al Mesías y así conectar con el Todopoderoso. El que arrastra gente tras sí, sin llevarlos al Mesías, es un rebelde.

Moshé fue ordenado a ir a los ancianos del pueblo y al rey de Egipto. No reunió un grupo de guerrilleros para hacer un golpe de estado. Ese no es el camino para liberar al pueblo.

Los ancianos de Israel tuvieron que reconocer al primer libertador para que la liberación pudiera ser una realidad. Lo mismo tendrá que pasar con el segundo libertador. Si no es reconocido por los ancianos del pueblo judío, no podrá venir y liberar al pueblo del pecado, la muerte y la diáspora.

          Que el Eterno nos dé sabiduría para poder colaborar con él y hacer las cosas a su manera y no a la nuestra,

          Ketriel

 

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina