VaYejí 12-7

Y se acercó

Génesis 50:21-26

Por Dr. K. Blad

Ahora pues, no temáis; yo proveeré para vosotros y para vuestros hijos. Y los consoló y les habló cariñosamente.

 (Gén. 50:21 LBLA)

¿Para qué vengarse si no es necesario?

Después de la muerte de Yaakov, Yosef tenía todo el poder para vengarse de los hermanos por lo que le habían hecho. Los hermanos temían que eso iba a suceder. Pero Yosef tenía un carácter perdonador y una mente profética con una visión de águila. Por eso entendió que el Eterno era suficientemente grande como para utilizar todas las cosas para bien, incluso las cosas malas. Al poner la mirada en el Eterno era fácil para Yosef perdonar y olvidar lo que le habían hecho sus hermanos. Les habló cariñosamente y de manera práctica les mostró su amor, proveyendo económicamente para ellos y sus hijos.

Yosef pagó lo malo que le habían hecho sus hermanos con el bien. Esa actitud es el del Mesías y el Eterno desea ver ese carácter en todos sus hijos, por eso luego les entregó la Torá escrita.

Que el Eterno nos ayude a nunca vengarnos de lo malo que otros nos hayan hecho sino pagar el mal con el bien, como lo hizo Yosef y como también lo hizo el Mesías ben Yosef.

          Shabat shalom,

          Ketriel

 

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina