shavuot_9
shavuot_7

Shavuot (Semanas)

Entendiendo Shavuot

Por Gabriel Castañeda Paredes

Una vez de concluir con la cuenta del Ómer (Sefirat Haomer), llegamos al clímax de esta festividad llamada Shavuot (semanas), en la lectura correspondiente a la Parashá Emor aparece la palabra en hebreo "amar" como una raiz primaria y que tiene varios significados como: afirmar, anunciar, aviso, convocar, decir, declarar, etc.,en el capítulo 23 de Levítico de esta sección "Emor" la Torá describe en los versículos 15-21 lo siguiente:

15Entonces contarán siete semanas completas después del día siguiente a la fiesta [de Pésaj] cuando trajeron el ómer como ofrenda agitada,

16hasta el día después de la séptima semana, cuando haya [un total de] 50 días. [En ese día 50] pueden presentar grano nuevo como ofrenda de harina (farinácea) para Hashem. 

17De la tierra en la cual vivan, traerán dos barras de pan como ofrenda agitada. Estarán hechas de dos décimos [de efá] de harina de trigo, y serán horneadas como pan leudado. Son la ofrenda de la primera cosecha para Hashem. 

18Junto con este pan, sacrificarán siete corderos de un año perfectos, un toro joven y dos carneros. Éstos, junto con sus ofrendas de harina y libaciones serán una ofrenda quemada para Hashem, una ofrenda de fuego como fragancia apaciguadora para Hashem. 

19Prepararán asimismo una cabra como ofrenda por el pecado, y dos corderos de un año como sacrificios de paz. 

20El sacerdote hará los movimientos prescritos para una ofrenda agitada ante Hashem con el pan para la ofrenda de la primera cosecha y los dos corderos. Pertenecen al sacerdote como algo sagrado para Hashem.

21Este mismo día será celebrado como fiesta sagrada en que no puede hacerse ningún trabajo de servicio. Ésta es ley eterna por todas las generaciones, sin importar dónde vivan.

Antes de comentar algunas definiciones o expresiones especificas en estos versos, quisiera mencionar una breve descripción de esta festividad llamada Shavuot.

A diferencia de las demás festividades, Shavuot no es identificado como un día especifico en el calendario, sino como el quincuagésimo día después de la ofrenda del Ómer, se cuentan cuarenta y nueve días, y el día siguiente, el quincuagésimo, es Shavuot. Ello evoca los días en el desierto inmediatamente después del Éxodo, cuando el pueblo de Israel contaba con ansias los días, mejorándose y elevándose cada día más, para que pudiesen merecer recibir la Torá. El hecho de que Shavuot no tenga una fecha calendárica propia, sino más bien dependa de Pésaj por medio de la cuenta de siete semanas, simboliza que la libertad de Pésaj es significativa como preludio a la entrega de la Torá. Asimismo, la cuenta no empieza en el primer día de Pésaj debido a que tal día está reservado a la celebración de Pésaj y sus milagros, puesto que tal suceso dejó claro a todas luces que solo Hashem controla la naturaleza y la altera a voluntad en aras de sus propósitos (Jinuj).

Enseguida veremos comentarios respecto a los siguientes versos:

- Verso 15 la expresión "Contarán para ustedes". Cada individuo debe contar cada uno de los días por separado y a viva voz (Rambán).

- Verso 16 la expresión "Una ofrenda farinácea nueva". La ofrenda farinácea de Shavuot es llamada nueva y primera ofrenda, debido a que era la primera ofrenda en el Templo de la nueva cosecha de trigo (la ofrenda de Ómer de Pésaj era de cebada).

- Verso 18 la expresión "Con el pan". Estas ofrendas de animales complementaban los "dos panes" (y eran independientes de la ofrenda de musaf, que es descrita en Bamidbar (Números) 29:26-30) (Rashi; Sifrá).

- Verso 20 la expresión "Los mecerá". El Cohén debe mecer los dos corderos mencionados en los versículos previos, mas no así las otras ofrendas mencionadas en los versículos 18 y 19. El hecho de que sólo son mecidos los dos corderos es afirmado después explícitamente en el mismo versículo (Rashi).

- Verso 21 la expresión "Convocarán en este mismo día". Shavuot define la culminación de las siete semanas de crecimiento espiritual que hicieron posible la Teofanía o Revelación Divina. Ello explica por qué el nombre de la festividad de Shavuot, literalmente "Semanas", en vez de un nombre que sugiera la entrega de los Diez Mandamientos (Matán Torá) que ocurrió ese día. (Rabí Hirsch).

- Cabe mencionar en este verso 21 y 22, usando otra versión de las escrituras dice lo siguiente: "En este mismo día haréis también una proclamación; habréis de tener una santa convocación. No haréis ningún trabajo servil. Estatuto perpetuo será para todas vuestras generaciones dondequiera que habitéis. "Cuando seguéis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella ni espigaréis el sobrante de vuestra mies; los dejaréis para el pobre y para el forastero. Yo soy el SEÑOR vuestro Dios." (LBLA revisada).

En el texto hebreo del verso 21 aparece dos palabras: מִֽקְרָא־קֹ֙דֶשׁ֙

קְרָאתֶ֞ם בְּעֶ֣צֶם ׀ הַיּ֣וֹם הַזֶּ֗ה מִֽקְרָא־קֹ֙דֶשׁ֙ יִהְיֶ֣ה לָכֶ֔ם כָּל־מְלֶ֥אכֶת עֲבֹדָ֖ה לֹ֣א תַעֲשׂ֑וּ חֻקַּ֥ת עוֹלָ֛ם בְּכָל־מוֹשְׁבֹ֥תֵיכֶ֖ם לְדֹרֹֽתֵיכֶֽם׃

 

“convocaciones de santidad” – Estas citas tienen que ser proclamadas como convocaciones de santidad, en hebreo mikraei kodesh. La raíz de la palabra mikrá es kará que significa “llamar”. Un mikrá es una convocación, una asamblea, una reunión pública. Esto nos enseña que es importante reunirse como congregación en todos estos tiempos señalados por HaShem. El que no se reúne en estas fechas no está cumpliendo el mandamiento de hacer una mikrá kodesh, una convocación de santidad. La palabra mikrá también significa “ensayo”. Así que estas fiestas son ensayos para algo mayor que va a venir, como está escrito en Lucas 22:15-16:

“y les dijo: Intensamente he deseado comer esta Pascua (Pésaj) con vosotros antes de padecer; porque os digo que nunca más volveré a comerla hasta que se cumpla en el reino de Dios.” (LBLA)

- Por lo tanto, en la historia del Exodo podemos ver que el Cordero fue sacrificado el día catorce de Nisán, el día de la Pascua (Pesach). En el quince de Nisán, el día de los Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah), el pueblo salió de Egipto. En el diecisiete de Nisán, los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo. Cincuenta días más tarde, en la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés, Hashem les entregó la Torá (instrucción) en el Montes Sinaí.

Mirando esta festividad de Shavuot desde un entendimiento histórico, nos lleva a recordar los tiempos de angustia, dolor, sufrimiento, aflicción, esclavitud y sin dejar por supuesto la alegría de los hijos de Israel por haberlos sacado Hashem de Egipto, de la casa de esclavitud y con mano fuerte los quitó de allí. (Éx.13:14).

- En la Parashá de Itró capítulo 19 nos relata en el versículo 1. En el mes tercero del éxodo de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en  este día, llegaron al desierto de Sinaí, esto ocurrió el primero de Sivan y es el punto culminante del éxodo.

- En los siguientes versículos 3-6,Moshé subió a Hashem. Hashem lo llamó desde la montaña y dijo: “Esto es lo que debes decir a la familia de Iaakov y comunicar a los israelitas: ‘Ustedes vieron lo que hice en Egipto, llevándolos sobre alas de águilas y trayéndolos hacia Mí. Ahora si Me obedecen y cumplen Mi pacto, serán Mi tesoro especial entre todas las naciones, aun cuando todo el mundo es Mío. Serán para Mí un reino de sacerdotes y una nación santa’. Éstas son las palabras que les debes referir a los israelitas”.  

- ¿Cual fue la propuesta de Hashem?. Si bien los hijos de Israel habián marchado hacia al monte Sinaí para recibir la Torá, y Hashem por ser el Creador y haberlos salvado de la esclavitud, tenía el derecho de exigir que la aceptaran, obligarlos no formaba parte del Plan Divino. Como nos enseñan los sabios en un conocido relato (Sifrí, Vezot Haberajá)que relata lo siguiente:

- Las naciones rechazaron la MATAN TORA. Las naciones del mundo rechazaron la Torá.

- Nosotros elegimos ser el pueblo de Hashem. Nosotros elegimos ser el pueblo de Hashem y aceptamos toda la responsabilidad que ello entraña. Para que toda la humanidad tuviera la oportunidad de vivir de acuerdo a los preceptos de la Torá, Hashem Se la ofreció a cada pueblo en particular.

- Se aproximó en primer lugar al pueblo de Edóm y les preguntó:

- ¿Aceptan la Torá como fundamento de sus vidas?

- ¿Qué contiene la Torá? —preguntaron los edomitas

— Uno de sus mandamientos es: 'No matarás´

— ¿No matar? —fue la respuesta—. Pero toda nuestra existencia se basa en la autorización para matar. ¡Matamos para vivir y vivimos para matar! Si la Torá prohíbe matar, no podemos aceptarla.

- Di-s entonces se dirigió al pueblo de lshmael con la misma oferta.

— ¿Qué contiene la Torá? —preguntó lshmael.

— La Torá afirma: 'No robarás'.

— Si es así —replicó lshmael—, no podemos aceptarla. Si no podemos robar, moriremos de hambre. Toma la Torá y ofrécela a algún otro pueblo.

- Y así, uno por uno, los pueblos rehusaron aceptar la Torá porque no estaban de acuerdo en vivir de acuerdo a sus normas. Finalmente Hashem llegó al pueblo de Israel y a la pregunta "¿Aceptarás mi Torá?", la respuesta inmediata y entusiasta fue: "Naasé venishmá" ("Haremos y escucharemos").

- El proceso se inició ahora, el segundo día de Siván, cundo Hashem le transmitió el primer mensaje a Israel. En este, Hashem habló del afecto que había demostrado por ellos y prometió que, si aceptaban la Torá, serian un pueblo privilegiado, no sin antes dejarles en claro que ese privilegio conllevaba una enorme RESPONSABILIDAD. Hashem ordenó a Moshé que les transmitiera estas palabras sin entrar en demasiados detalles (v.6), porque, como explica Gur Arié, la nación de Israel debía tomar la decisión en forma autónoma, basándose únicamente en lo que Hashem le pedía y ofrecía, sin ser influenciada por la retórica o el poder de persuasión de Moshé.

- En los versos 19:9-10 “Y HaShem dijo a Moshé: He aquí, vendré a ti en una densa nube, para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo y también te crean para siempre. Entonces Moshé comunicó a HaShem las palabras del pueblo.” (LBLA revisada) – El tercer día del tercer mes, llamado siván, HaShem le comunicó estas palabras a Moshé. Luego él bajó y habló con el pueblo y luego subió otra vez con las palabras del pueblo el cuarto día ( miércoles ) del mes. “HaShem dijo también a Moshé: Ve al pueblo y conságralos hoy y mañana, y que laven sus vestidos” (LBLA revisada) – Esto significa que Moshé tenía que ver que el pueblo se santificara durante el cuarto y quinto ( miércoles y jueves ) días del mes de siván. Según la tradición, la Torá fue entregada en shabat, el día 6 ( viernes ) de siván.

- ¿ Cuales sería el tema más relevantes que rescatamos de esta festividad llamada Shavuot "semanas"?

- a) La entrega de los Diez Mandamientos o la Torá.Debe resaltarse aquí que la palabra hebrea Torá, comúnmente traducida al español como "ley", en el idioma hebreo no significa "ley", sino "instrucción o enseñanza". 

 

La entrega de la Tora en el Sinai significa la apertura de una canal de conexión entre el hombre y HaShem; Los Diez Mandamientos son el mensaje de HaShem al hombre, para que el mensaje llegue hacia los hombres, Hashem estableció una conexión un intermediario y ese es Yeshúa el vínculo perfecto para la transmisión de la Tora entre Hashem y los hombres. El ya entrego la Tora; ahora a nosotros nos corresponda, tú debes recibirla y guardarla en las tablas de tu mente, en la tablas de tu corazón y en tu alma y lo ames con todo tu ser ( ALMA, CUERPO y ESPIRITU ).

Cuando Hashem entregó la Torá en el Sinaí, ningún pájaro trinó, ningún ave voló, ningún buey mugió, ningún ángel ascendio ni tampoco ningún serafin proclamó, Santo. El oleaje del mar permaneció quieto, ninguna criatura emitió sonido alguno. Todo el vasto universo se sumió, mudo, en un profundo silencio. Fue entonces que surgió la Voz que proclamó: ¡Yo soy Hashem! tu Elohim! (Shemot Rabá, 29:9). Cuando Hashem se reveló a Israel, el mundo se quedó quieto. Era un momento trascedental no sólo para Israel, sino para toda la creación. Si Israel no hubiera aceptado la Torá, entonces todo el universo habría llegado a su fin (véase Shabat 88a).

- Gemara cita interpretaciones homiléticas adicionales sobre el tema de la revelación en el Sinaí. La Torá dice: “Y Moisés sacó al pueblo del campamento para encontrarse con Dios; y se pararon en la parte más baja del monte ”(Éxodo 19:17). El rabino Avdimi bar Ḥama bar Ḥasa dijo: el pueblo judío estaba de pie debajo de la montaña, y el verso enseña que el Santo, Bendito sea, volcó la montaña sobre los judíos como una tina, y les dijo: Si acepta la Torá. , excelente, y si no, habrá tu entierro. Rav A’a bar Ya’akov dijo: Desde aquí hay una advertencia importante a la obligación de cumplir con la Torá. El pueblo judío puede afirmar que fue obligado a aceptar la Torá y, por lo tanto, no es vinculante. Rava dijo: Aun así, nuevamente lo aceptaron voluntariamente en el tiempo de Asuero, como está escrito: "Los judíos ordenaron, y tomaron sobre ellos, y sobre su descendencia, y sobre todos los que se unieron a ellos" (Ester 9 : 27), y él enseñó: Los judíos ordenaron lo que ya habían tomado sobre sí mismos a través de la coacción en Sinaí.

- Ḥizkiya dijo: ¿Cuál es el significado de lo que está escrito: “Hiciste que la sentencia se escuchara desde el cielo; la tierra temía, y estaba en silencio ”(Salmos 76: 9)? Si tenía miedo, ¿por qué estaba en silencio? Y si estaba en silencio, ¿por qué tenía miedo? Más bien, el significado es: Al principio, tenía miedo, y al final, estaba en silencio. “Hiciste que se escuchara una sentencia del cielo” se refiere a la revelación en Sinaí. ¿Y por qué tenía miedo la tierra? Está de acuerdo con la declaración de Reish Lakish, como dijo Reish Lakish: ¿Cuál es el significado de lo que está escrito: "Y fue la tarde y hubo la mañana, el sexto día" (Génesis 1:31)? ¿Por qué necesito la letra superflua, je, el artículo definido, que no aparece en ninguno de los otros días? Enseña que el Santo, Bendito sea Él, estableció una condición con el acto de la Creación y les dijo: Si Israel acepta la Torá en el sexto día de Sivan, existirás; y si no lo aceptan, te devolveré al estado primordial de caos y desorden. Por lo tanto, la tierra tuvo miedo hasta que la Torá fue entregada a Israel, para que no fuera devuelta a un estado de caos. Una vez que el pueblo judío aceptó la Torá, la tierra se calmó.

- El rabino Simai enseñó: Cuando Israel otorgó prioridad a la declaración "Haremos" sobre la declaración "Oiremos", vinieron 600,000 ángeles ministrantes y ataron dos coronas a cada miembro del pueblo judío, una correspondiente a "Haremos "Y uno correspondiente a" Oiremos ". Y cuando la gente pecó con el Becerro de Oro, 1,200,000 ángeles de destrucción descendieron y los sacaron de la gente, tal como se afirma a raíz del pecado del Becerro de Oro:" Y los hijos de Israel se despojaron de sus adornos del Monte Horeb en adelante ”(Éxodo 33: 6). Rabí Ḥama, hijo de Rabí Ḥanina, dijo: En Horeb se pusieron sus adornos y en Horeb se los quitaron. La fuente de esto es: en Horeb se los pusieron, como hemos dicho; en Horeb los quitaron, como está escrito: “Y los hijos de Israel se despojaron de sus adornos del monte Horeb”. Rabí Yoḥanan dijo: “Y Moisés mereció todas estas coronas y las tomó. ¿Cuál es la fuente de esto? Debido a que yuxtapuesto a este verso, se dice: "Y Moisés tomaría la tienda [ohel]" (Éxodo 33: 7). La palabra ohel se interpreta homiléticamente como una alusión a un aura o iluminación [hila]. Reish Lakish dijo: En el futuro, el Santo, Bendito sea Él, nos los devolverá, como se dice: "Y el rescate del Señor volverá, y vendrá con canto a Sión, y el gozo eterno estará sobre sus cabezas ”(Isaías 35:10). La alegría que alguna vez tuvieron volverá a estar sobre sus cabezas.

Hashem le había dicho a Moshé (19:9) que la Revelación del Sinaí haría que el pueblo creyera en él y también en los profetas posteriores, pues verían y oirían que Hashem le habla al hombre. Cada integrante de la nación experimentó la profecía durante ese acontecimiento inédito y sin paralelo; por lo tanto, jamás dudarían que la profecia era una realidad y no sólo una hermosa metáfora.

¿Que fue exactamente lo que el pueblo oyó de boca de Hashem? Por un lado Mejilta enseña que Hashem recitó los Diez Mandamientos en forma simultánea, implicando que Israel oyó los Diez Mandamientos de boca de Hashem. Pero, por otro lado, los sabios enseñan que el valor numérico de la palabra   תּוֹרָה

- La palabra Torá en hebreo tiene un valor de 611, ya que Moshé enseño a los hebreos 611 de los 613 preceptos de la Torá. Los otros dos, los primeros dos mandamientos del Decálogo, los oyeron directamente de Hashem (Makot 24a).

- El primer mandamiento: tener fe en la existencia de Hashem y en que Él es eterno y posee un poder absoluto e ilimitado.

- Éx.20:2 “Yo soy HaShem tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.” (LBLA revisada) En Éxodo 34:28; Deuteronomio 4:13 y 10:4 se encuentra la expresión “las diez palabras”, en hebreo aseret ha-dvarim, en referencia a Éxodo 20:2-17 (20:2-14 según la versión hebrea). Esta es la primera de las diez. La expresión “diez mandamientos” no aparece en las Escrituras. Es más, en estas diez palabras se encuentran 14 de los 613 mandamientos de la Torá. Así que es más exacto hablar de las “diez palabras” que los “diez mandamientos”.

Como en las Escrituras el número diez representa la totalidad, estas diez palabras representan toda la Torá. La Torá nos enseña que estas diez palabras estaban escritas en dos tablas de piedra. La tradición enseña que en la primera tabla había cinco palabras y en la segunda había cinco. Las cinco primeras tienen que ver con la relación entre el hombre y el Eterno y las cinco últimas tienen que ver con la relación entre el hombre y su prójimo. En las cinco primeras palabras aparece el nombre YHWH ocho veces, pero en las últimas cinco palabras no aparece. Las diez van desde lo más importante hasta lo menos importante. La primera es la más importante pero la última es la más difícil porque es más fácil controlar las acciones que los pensamientos.

La primera de las diez palabras empieza con “Yo soy...” El Eterno se presenta como el Eterno tu Dios, de forma singular. Cada uno tiene que tener una relación personal y singular con él. La base de nuestra relación con Él es la redención que hemos experimentado, tanto la primera, que se hizo por medio de Moshé, como la segunda, que se hizo y se hará por medio de Yeshúa HaMashíaj.

- El segundo mandamiento: la prohibición de la idolatría.

- Éx.20:3-6 “No tengas otros dioses delante de mí. No te hagas ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No los adores ni los sirvas; porque yo, HaShem tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación  de los que me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (LBLA revisada) – Esta es la segunda palabra. No es que existan otros dioses, cf. Deuteronomio 4:39; 1 Reyes 8:60; 1 Corintios 8:5-6, sino que se trata de no aceptar como nuestro Dios algo que haya sido creado como si fuera el Creador, cf. Romanos 1:25. Esta palabra implica que está prohibido confiar en cualquier poder además de HaShem, adorar ídolos, santos o estatuas, inclinarse ante ellos, hacerlos o poseerlos.

Hay unas preguntas que nos ayudan para saber si tengo otros dioses en mi vida:

·         ¿Quién manda en mi vida?

·         ¿Dónde está mi confianza?

·         ¿Dónde está mi pasión?

·         ¿Quién es la fuente de mi vida?

·         ¿Quién es mi alabanza?

Si un ídolo, una persona, un sistema, una organización o un objeto puede ser puesto como respuesta a una o varias de estas cinco preguntas, tengo un o varios dioses en mi vida.

El dinero es el ídolo más importante de este mundo. Los avaros no heredarán el Reino del Eterno porque son idólatras, como está escrito en 1 Corintios 6:10:

“ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.”

En Efesios 5:5 está escrito:

“Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino del Mesías y de Dios.”

En 1 Timoteo 6:10 está escrito:

“Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.”

En Mateo 6:24b está escrito:

“No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

El Eterno castiga la idolatría de los padres sobre sus hijos hasta la tercera y cuarta generación cuando no hay arrepentimiento en los hijos por la conducta de sus padres y cuando los hijos siguen esa conducta. En el momento del arrepentimiento es rota esta maldición, cf. Deuteronomio 24:16; Ezequiel 18.

Por causa de este mandamiento los rabinos han establecido el mandamiento de no hacer estatuas de ninguna clase ni de hombres ni de animales ni de otro objeto en el universo.

- El tercer mandamiento: la prohibición de jurar en vano.

- 20:7 “No tomes el nombre de HaShem tu Dios en vano (shav), porque HaShem no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano.” (LBLA revisada) – La prohibición no se refiere a no usar el Nombre, sino usarlo vanamente y sin sentido. Rashí dice que significa que está prohibido hacer un juramente falso. Esta prohibición también se aplica sobre aquellos que dicen que son del Eterno y no lo son, dando apariencia de piedad mientras que sus corazones tengan otra realidad, cf. Ezequiel 36:21-23; 39:7. La prohibición de pronunciar el Nombre del Eterno es de origen rabínico. Por eso los judíos no pronuncian el Nombre del Eterno, sino lo sustituyen por Ado-nai (Señor), HaShem (El Nombre) o el Eterno.

- El cuarto mandamiento: el Shabat.

- Éx.20:8-11 “Acuérdate del shabat para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es shabat para HaShem tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo HaShem los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, HaShem bendijo el shabat y lo santificó.” (LBLA revisada) – El verbo “acuérdate” en hebreo está escrito en la forma paol, la cual implica algo constante, como el español gerundio “guardando”. Según Rashí, implica que uno se acuerde del shabat durante toda la semana. Por ejemplo al comprar algo bonito se destina para el shabat.

En Deuteronomio 5:12 está escrito “guarda el shabat”. Estas dos palabras fueron dichas en un enunciado. El Eterno es el único que puede decir dos palabras en un enunciado, cf. Salmo 62:11. Según Rashí, lo mismo hizo en los siguientes versículos, Éxodo 31:14 con Números 28:9; Deuteronomio 22:11 con Deuteronomio 22:12 y Levítico 18:16 con Deuteronomio 25:5.

“el séptimo día” – No el sexto, ni el primero. No se puede sustituir por otro día. HaShem mandó que fuera el séptimo día y punto. El Eterno ha hecho un camino recto, pero el hombre lo ha torcido, como está escrito en Proverbios 21:8: “Torcido es el camino del pecador mas el proceder del limpio es recto.” (LBLA)

El séptimo día empieza a la caída del sol el viernes y termina a la caída del sol el sábado. Sin la tradición no se sabría qué día es shabat. La tradición judía muestra qué día es. Esto nos muestra que tenemos que regirnos por la tradición para poder cumplir la Escritura.

“shabat para HaShem tu Dios” – El shabat es para dedicarse al Eterno, no para otra cosa.

“no harás en él obra alguna” – La palabra hebrea que ha sido traducida como “obra” es melajá, que significa “obra”, “tarea”, “oficio”, “fabricación”. La primera vez que aparece es en Génesis 2:2-3 donde habla de la obra de la creación. Melajá tiene que ver con trabajo creativo, productivo y todo lo que interviene en la creación. La obra de la construcción del tabernáculo es llamada melajá y de allí se han sacado 39 tipos de melajá que están prohibidas en el shabat, cf. Éxodo 35:21.

La esposa no está mencionada en este pasaje. Ella está incluida en el padre de familia. Los dos son uno. La esposa tiene el papel de ser una ayuda idónea para que su marido pueda cumplir junto con ella con lo que el Eterno le ha mandado.

“Porque en seis días hizo HaShem los cielos y la tierra” – El Eterno es nuestro Padre. Un padre es un ejemplo a seguir para sus hijos. Como él cesó en shabat, nosotros también lo hacemos. Y así somos como él. El hombre fue creado a su imagen y semejanza. El que no guarda el shabat no se parece al Eterno en esa área de su vida.

“HaShem bendijo el shabat y lo santificó” – La bendición implica algo concreto. Por eso Rashí dice que HaShem bendijo el shabat con el maná. La santificación implica que ha sido apartado de los demás días para ser diferente y dedicado al uso exclusivo del Eterno.

La tradición de encender dos velas antes del inicio del shabat se asocia con varias cosas:

·         El shabat fue bendecido y santificado.

·         Hay que acordarse y guardar el shabat.

·         El descanso semanal anuncia el descanso en el reino mesiánico.

- El quinto mandamiento: honrar a los padres.

- Éx.20:12 “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que HaShem tu Dios te da.” (LBLA revisada) – El mandamiento de honrar a los padres está entre las cinco primeras palabras que tienen que ver con la relación con el Eterno. La relación con los padres es un reflejo de nuestra relación con el Eterno. El que no honra a sus padres no honra al Eterno. El que honra sus padres honra al Eterno.

La palabra "honra" en hebreo es כָּבֵד kabéd; raíz prim.; sentir peso, i.e. en sentido malo (cargoso, severo, obtuso) o en sentido bueno (numeroso, rico, honorable); caus. hacer más pesado (en los mismos dos sentidos):—abrumar, acumular, agravar, arreciar, causar, cegar, dar, distinguido, endurecer, estimar, fuerza, gloria, gloriarse, glorificar, glorioso, grave, gravoso, honor, honorable, honra, honrado, honrar, ilustre, insigne, jactarse, molestia, multiplicar, noble, pesado, pesar, renombrado, riquísimo, tapar, vejez, venerar.

Las cinco primeras palabras están resumidas en el mandamiento de amar al Eterno con todo el corazón, mente y fuerzas, cf. Deuteronomio 6:5; Mateo 22:37-38.

Las cinco últimas están resumidas en el mandamiento de amar al prójimo como a uno mismo, cf. Levítico 19:18; Mateo 22:39-40.

Este es el primer mandamiento con promesa, cf. Efesios 6:2. El honrar a los padres trae larga vida sobre la tierra. Honrar implica respetar con actitudes, palabras y obras. Honrar implica también ayudarles en sus necesidades materiales y prácticas, como dice Mateo 15:3-6:

“Y respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de vuestra tradición? Porque Dios dijo: "HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE," y: "QUIEN HABLE MAL DE su PADRE O DE su MADRE, QUE MUERA." Pero vosotros decís: "Cualquiera que diga a su padre o a su madre: 'Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado', no necesitará más honrar a su padre o a su madre." Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.” (LBLA)

Así que honrar también incluye dar ayuda económica.

La palabra griega que ha sido traducida como “tradición”, es paradosis. Aquí significa unas enseñanzas que han sido transmitidas de maestros a discípulos, cf.

Gálatas 1:14; Colosenses 2:8. No se está refiriendo a las costumbres. Yeshúa atacó aquí las enseñanzas erróneas de los rabinos que quebrantaban los mandamientos de la Torá. Yeshúa atacó estas enseñanzas tradicionales en algunos casos, pero en muchos otros casos las aceptó. Una tradición no es lo mismo que una costumbre.

Nuestro Maestro no criticó las costumbres judías. Según el ejemplo de su vida vemos que las siguió. Las costumbres son las maneras de actuar, y las tradiciones son las interpretaciones de la Torá que han pasado de maestros a discípulos.

La palabra griega que normalmente se traduce como “costumbre” es ethos. Aparece en los siguientes versículos del texto griego de Los Escritos Mesiánicos: Lucas 1:9; 2:42; 22:39; Juan 19:40; Hechos 6:14; 15:1; 21:21; 25:16; 26:3; 28:17; Hebreos 10:25. Vemos como el shalíaj Shaúl no quebrantó las costumbres de los padres, según Hechos 28:17:

“Y aconteció que tres días después Pablo convocó a los principales de los judíos, y cuando se reunieron, les dijo: Hermanos, sin haber hecho yo nada contra nuestro pueblo ni contra las costumbres de nuestros padres, desde Jerusalén fui entregado preso en manos de los romanos.”

- El sexto mandamiento: la prohibición de asesinar.

- Éx.20:13 “No asesines.” (Propia trad.) – Aquí no se trata de la ejecución de un juicio divino sobre una persona que ha sido condenada a muerte, sino de un asesinato. El castigo por un asesinato es la pena capital, cf. Levítico 24:17.

- El séptimo mandamiento: la prohibición del adulterio.

- Éx.20:14 “No adulteres.” (Propia trad.) – Se trata de ser infiel en el pacto matrimonial mediante una relación sexual con una tercera persona, cf. Ezequiel 16:32. Con ese acto se quiebra el pacto. El castigo por adulterio es la pena capital, cf. Levítico 20:10.; Pr.6:32-35.

- El octavo mandamiento: la prohibición del secuestro.

- Éx.20:15 “No hurtes.” (Propia trad.) – Aquí se interpreta como una prohibición a secuestrar una persona, ya que en Levítico 19:11 aparece otro mandamiento que prohíbe el hurto en relación con los bienes materiales. El castigo por secuestro es la pena capital, cf. Éxodo 21:16.

- El noveno mandamiento: la prohibición de prestar falso testimonio.

- Éx.20:16 “No des falso testimonio contra tu prójimo.” (Propia trad.) – En primer lugar se refiere a no testificar falsamente contra una persona en un tribunal, pero también implica no decir cosas contra el prójimo a otras personas, y en general no mentir. Una de las formas más graves de dar falso testimonio es cuando una persona dice algo en el nombre del Eterno que él no ha hablado. Ese delito merece la pena capital, Deuteronomio 18:20. El falso testimonio conduce a la destrucción de la sociedad. Causa que los inocentes sean castigados por algo que no hicieron. También permite que se cometan robos, asesinatos y opresiones para luego escapar del castigo. El que testifica falsamente trae destrucción al mundo.

En Deuteronomio 19:15-21 está escrito:

“No se levantará un solo testigo contra un hombre por cualquier iniquidad o por cualquier pecado que haya cometido; el caso será confirmado por el testimonio de dos o tres testigos. Si un testigo falso se levanta contra un hombre para acusarle de transgresión, los dos litigantes se presentarán delante de HaShem, delante de los sacerdotes y de los jueces que haya en esos días. Y los jueces investigarán minuciosamente; y si el testigo es un testigo falso y ha acusado a su hermano falsamente, entonces le haréis a él lo que él intentaba hacer a su hermano. Así quitarás el mal de en medio de ti. Los demás oirán y temerán, y nunca más volverán a hacer una maldad semejante en medio de ti. Y no tendrás piedad: vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.” (LBLA revisada)

En el Salmo 34:12-13 está escrito:

“¿Quién es el hombre que desea vida y quiere muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.” (LBLA)

En Proverbios 6:16-19 está escrito:

“Seis cosas hay que odia HaShem, y siete son abominación para El: ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente, un corazón que maquina planes perversos, pies que corren rápidamente hacia el mal, un testigo falso que dice mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.” (LBLA revisada)

En Proverbios 12:22; 19:5, 9; 25:18 está escrito:

“Los labios mentirosos son abominación a HaShem, pero los que obran fielmente son su deleite... El testigo falso no quedará sin castigo, y el que cuenta mentiras no escapará... El testigo falso no quedará sin castigo, y el que cuenta mentiras perecerá... Como maza y espada y aguda saeta es el hombre que levanta falso testimonio contra su prójimo.” (LBLA revisada)

El chisme y la calumnia es uno de los males más dañinos y es capaz de matar una persona, como está escrito en Levítico 19:16; “No andarás de calumniador entre tu pueblo; no harás nada contra la vida de tu prójimo; yo soy HaShem.” (LBLA revisada)

En Proverbios 10:18 está escrito:

“El que oculta el odio tiene labios mentirosos, y el que esparce calumnia es un necio.” (LBLA)

En Revelación 21:8, 27 está escrito:

“Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda... y jamás entrará en ella (la nueva Jerusalén) nada inmundo, ni el que practica abominación y mentira, sino sólo aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.” (LBLA)

- El décimo mandamiento: la prohibición de codiciar.

- Éx.20:17 “No codicies la casa de tu prójimo; no codicies la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.”

(LBLA revisada) – La codicia es querer algo que sea del otro. Está prohibido hacer cualquier intento para obtener algo que pertenece a otro cuando uno mismo desea poseerlo. Está prohibido convencer a alguien a vender algo que no deseaba vender, por medio de presión, incluso si se dé el pago total. El deseo de tener las cosas de otros puede llevar a la violencia y al asesinato, cf. 1 Reyes 21

- La festividad de Shavuot es una festividad de dos días que comienza con la puesta del sol del 5 de Siván y dura hasta el anochecer del 7 de Siván. (En Israel, es una festividad de un solo día que se extiende hasta el anochecer del 6 de Siván).

- Leyes de  Shavuot:

(Selección extraída del libro “Shuljan Aruj”)

 

- Se acostumbra tomar en Shavuot comidas lácteas (y también con miel)

 

- Se suele recitar durante Shavuot, Meguilat Rut, el libro de Rut que fue la antepasado del Rey David, nacido y fallecido justamente el día de Shavuot.

- Lecturá Parashiyot y Haftarot de los dos días de Shavuot:


- Primer día:


1er. Sefer Torá: (Exodo 19:1-20:23) Parashá que relata la convocación del pueblo ante el Monte Sinai para recibir la Torá y la transmisión de los Diez Mandamientos.


2do. Sefer Torá: (Bamidbar 28:26-31)


Haftará: (Yeheskel 1:1-28-3:12)

- Segundo día:


1er. Sefer Torá: (Deuteronomio 14:22-16:17)


2do.Sefer Torá: (Bamidbar 28:26-31)


Haftará: (Hababuk 2:20-3:19)

- Regocijarse

La obligación principal de Iom Tov es expresada en la Torá: "Y te regocijarás en tu festividad… y deberás alegrarte". Esta obligación bíblica de regocijarse es exclusiva de Iom Tov —en Shabat sólo estamos obligados a honrar el día y dedicarnos a actividades placenteras.

   ¡ Shavuot Sameaj !

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina - Koltorah