Pésaj Shení

Entendiendo Pésaj Shení

Por Gabriel Castañeda Paredes

Después de haber estudiado respecto a la Santidad y las leyes de Kashrut en la Parashá Sheminí, la Torá nos cita los siguientes versos en el libro de Vaikrá (Lv. 11:24-31 ) donde textualmente nos dice lo siguiente:

24. Hay [asimismo] animales que los impurificarán de modo que todo el que toque sus cadáveres será impuro hasta el atardecer.

 

25. Además, todo el que levante sus cadáveres tendrá que sumergir [incluso] su ropa, y entonces permanecer impuro hasta el atardecer.

 

26. De este modo, todo animal que tenga pezuñas verdaderas, pero no sea de pezuña hendida y no rumie, es impuro para ustedes, y todo el que toque [su carne] se volverá impuro.

 

27. [Similarmente], todo animal que anda sobre sus garras entre animales de cuatro pies será impuro para ustedes, y todo el que toque su cadáver será impuro hasta el atardecer.

 

28. [Además,] el que levante su cadáver debe sumergir [incluso] su ropa y entonces permanecer impuro hasta el atardecer. Son impuros para ustedes [en este respecto].

 

29. Éstos son los animales menores que se multiplican sobre la tierra que son impuros para ustedes: la comadreja, el ratón, el hurón,

 

30. el erizo, el camaleón, el lagarto, el caracol y el topo.

 

31. Éstos son los animales menores que son impuros para ustedes; quien los toque cuando estén muertos permanecerá impuro hasta el atardecer.

 

Las criaturas no kasher que transmiten contaminación. El resto del capitulo trata de la transmisión de tumá (contaminación). En un sentido practico, la contaminación solo es objeto de prohibición respecto a alimentos y objetos santos, incluyendo terumá y maaser shení, y la gente que los toca. La única clase de contaminación que esta prohibida sin excepción alguna es que un Cohén se contamine por medio del contacto con un cadáver humano, esto lo podemos ampliar en capituo 21 versos 1-4,11 que textualmente nos dice lo siguiente:

 

1. Dios le dijo a Moshé que les declarara lo siguiente a los descendientes de Aarón, los sacerdotes: Que ningún [sacerdote] se contamine [por el contacto con] los muertos entre su pueblo,

 

2. excepto por tales parientes sanguíneos cercanos como su madre, padre, hijo, hija o hermano.

 

3. Puede también permitirse volverse ritualmente impuro por su hermana virgen [fallecida], que es [asimismo] cercana a él mientras no esté casada.

 

 

4. [Sin embargo,] un esposo no puede contaminarse por su esposa [muerta] si ella es legalmente no apta para él.

 

11. No entrará en contacto con ningún cuerpo muerto. De este modo no se contaminará, incluso por su padre o su madre.  

 

Vemos claramente en los textos arriba mencionados algunos ejemplos de contaminación por contacto de cadáver sea de animal o humano y que hacen alusión al tema correspondiente de Pésaj Shení.

 

En el libro de Bamidbar/Números en el capitulo 9 en los versos 1-5 nos enseña sobre la ofrenda de Pésaj en el desierto y en los versos siguientes 6-14 sobre la segunda ofrenda de Pésaj, veamos textualmente lo que la Torá nos relata:

 

1. Dios le habló a Moshé en el desierto de Sinaí, en el segundo año del Éxodo de Egipto, en el primer mes, diciendo:

 

 2. “Los israelitas prepararán la ofrenda de Pésaj en el tiempo apropiado.

 

3. El tiempo apropiado para su preparación será el día 14 de este mes por la tarde. Deben prepararla de acuerdo con todos sus decretos y leyes”.

 

4. Moshé les habló a los israelitas, [diciéndoles] que prepararan la ofrenda de Pésaj.

 

5. Ellos prepararon la ofrenda de Pésaj en el desierto de Sinaí, en el día 14 del primer [mes] por la tarde. Los israelitas hicieron exactamente como Dios le había ordenado a Moshé.

 

En estos primeros versos los comentarios al respecto son los siguientes:

El año posterior al Exodo, Dios le ordeno a Israel que ofrendara la ofrenda de Pésaj en su tiempo designado, el catorce de Nisán, el primer mes del año. Puesto que el libro de Bamidbar empieza con sucesos del segundo mes (1:1), este capitulo esta claramente fuera de secuencia, y de hecho los sabios lo emplean para afirmar que el orden de la Torá no es necesariamente cronológico (Pesajim 6b; Sifrí).

Si no se le hubiera ordenado específicamente al pueblo hacer la ofrenda de Pésaj ese año, no habría podido hacerlo, puesto que ese precepto no habría cobrado vigencia sino hasta que hubiesen entrado a Éretz Israel (Tosafot, Kidushín 37b). otra forma de entenderlo es que se les  prohíbe a padres de niños incircuncisos elevar la ofrenda de Pésaj y, por razones médicas, era peligroso circuncidar niños en el desierto (levamot 71b). de todos modos, resultaba vergonzoso que no hubieran podido realizar la ofrenda esas cuatro décadas, puesto que fue su propio pecado haberle creido a los espias lo que impidió que entrasen a la Tierra durante el segundo año del Exodo.

En los siguientes textos de la Torá nos relata la segunda ofrenda de Pésaj:

6. Había, no obstante, algunos hombres que habían entrado en contacto con los muertos, y estaban por consiguiente ritualmente impuros, de modo que no pudieron preparar la ofrenda de Pésaj en ese día. Durante el transcurso de ese día, se acercaron a Moshé y a Aarón. Nota  al vers. 6: Los que en Pesaj se encontraban impuros por contacto con algún cadáver, se presentaron ante Moshé reclamando que no se los excluyera del privilegio que significa conectarse con Hashem a través de las ofrendas, y que se les concediera una segunda oportunidad para llevar a cabo la ofrenda de Pesaj. Y Hashem se las concedió: un mes después tuvieron la posibilidad de hacer su ofrenda estando ya en estado de pureza. El mensaje es elocuente: No importa cuán impuro puedas estar, cuán alejado estés de la Fuente de Vida, cuán sumergido en las banalidades terrenales; tu posibilidad de reconectarte está intacta, siempre hay otra posibilidad. Sólo depende ti, sólo depende de tu voluntad. (Fuente de información Tora Emet, un mensaje de vida).

 

7. “Estamos ritualmente impuros como resultado del contacto con los muertos –le dijeron los hombres a [Moshé]–. ¿Pero por qué deberíamos dejar de beneficiarnos y no poder presentar la ofrenda de Dios en el tiempo adecuado, junto con los otros israelitas?”.

 

 8. “Aguarden aquí –respondió Moshé–. Oiré qué órdenes da Dios con respecto al caso de ustedes”.

 

9. Dios le habló a Moshé, diciéndole que

 

10. les hablara a los israelitas, diciendo: Si cualquier persona está ritualmente impura del contacto con los muertos, o está en un viaje distante, ya sea entre ustedes [ahora] o en futuras generaciones, todavía tendrá la oportunidad de preparar la ofrenda de Pésaj de Dios.

 

 11. La preparará en la tarde del día 14 del mes segundo, y la comerá con matzot y hierbas amargas.

 

12. No dejará nada de ella hasta la mañana, y no quebrará ningún hueso de ella. La preparará de este modo según todas las normas de la ofrenda de Pésaj [regular].

 

13. No obstante, si un hombre está ritualmente puro, y no en un viaje distante, y descuida preparar la ofrenda de Pésaj, esa persona será cortada [espiritualmente] de su pueblo. Cargará su culpa por no ofrecer el sacrificio de Dios en el tiempo prescrito.

 

14. Si un prosélito se une a ustedes, él también debe preparar la ofrenda de Pésaj de Dios, presentándola según las normas y leyes que gobiernan la ofrenda de Pésaj. Habrá de este modo una única ley para [todos] ustedes, el prosélito y el nativo [por igual].

 

 El comentario sobre estos versos nos dice que un grupo de personas no calificaron para hacer la ofrenda debido a que estaban contaminadas. No obstante, motivadas por un intenso deseo de participar en esta gran experiencia espiritual, apelaron a Moshé. En reconocimiento por su nobleza de carácter, Dios los convirtió en agentes por medio de los cuales revelo el nuevo mandamiento de Pésaj Shení, la segunda ofrenda de Pésaj, que seria efectuada un después del tiempo designado para la primera.

La segunda ofrenda de Pésaj difiere de la primera en cuanto a que no hay festividad asociada con la misma, incluso para quienes realizan la ofrenda. Y además de ello, aunque no pueden comer alimentos leudados (jametz) con la ofrenda (v.11), si pueden poseer e ingerir jametz en el dia en el que la realizan (Rashí; Pesajim 95ª).

El Talmud ofrece tres versiones sobre quienes eran las personas contaminadas:

1. La primera es que fueron los portadores del féretro de Iosef, que llevaban sus restos a Éretz Israel para ser enterrados en cumplimiento de la promesa que él pidió que sus hermanos le hicieran.

2. La segunda es que eran Mishael y Eltzafán, que se habían encargado de los cuerpos de Nadav y Avihu.

3. La tercera es que eran personas que habían hallado un cuerpo no identificado sin enterrar y cumplieron el mandamiento de inhumarlo (Sucá 25ª)

Por ultimo podemos encontrar una relación con esta ofrenda de Pésaj con nuestro maestro Yeshúa en cuanto al cordero que fue sacrificado como lo dice la escritura en el profeta Isaías en el capitulo 53:7.

Isaías 53:7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

 

נגשׂ והוא נענה ולא יפתח־פיו כשׂה לטבח יובל וכרחל לפני גזזיה נאלמה

ולא יפתח פיו

 

El texto compara al siervo con un cordero, también menciona que nunca hizo maldad. Sabemos que el cordero es un elemento base de la festividad de Pésaj, de hecho el sacrificio en sí se llama Pésaj. También la Torá dice que el cordero tenía que ser sin defecto. De esta manera el siervo sufriente puede ser comparado con Pésaj, el cordero sin defecto (es decir, sin maldad). Para mayor información sobre este verso de Isaías 53, ver estudio por el profesor José Alberto Fuentes titulado:

Isaías 53 y Pésaj

 

Éxodo 12:3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia.

 

Éxodo 12:5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras.

Y también lo podemos leer en los escritos del Rav Shaul en 1 Co.5:6-8 que dice:

 

1Co 5:6  Vuestra jactancia no es buena. ¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa ?

1Co 5:7  Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Mashíaj, nuestra Pésaj, ha sido sacrificado.

1Co 5:8  Por tanto, celebremos la fiesta no con la levadura vieja, ni con la levadura de malicia y maldad, sino con panes sin levadura de sinceridad y de verdad.

 

Siempre hay una segunda oportunidad.

 

¡¡Pesaj Shení Sameaj!!

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina