Entendiendo Sefirat Haomer

Una guía espiritual

Por Gabriel Castañeda Paredes

Una vez de celebrar la festividad de Pésaj el 14 del mes hebreo de Nisan, la Torá en Levítico (Vaikra) capitulo 23: 9-14 nos enseña sobre la ofrenda del Omer que representa la primera ofrenda anual de cebada, donde el Eterno le hablo a Moshé para transmitirle a los israelitas lo siguiente:

10les hablara a los israelitas y les dijera: Cuando vengan a la tierra que voy a darles, y recojan su cosecha, deben traer un ómer de su primera recolección al sacerdote.

11Él la agitará en los movimientos prescritos como ofrenda agitada para Dios, de modo que sea aceptable para ustedes. El sacerdote hará esta ofrenda agitada el día después del primer día de la fiesta [de Pésaj].

12En el día que hagan la ofrenda agitada del ómer, prepararán un cordero de un año perfecto como ofrenda quemada para Dios.

13Su ofrenda de harina será dos décimos [de efá] de harina de trigo, mezclada con aceite, una ofrenda de fuego para Dios. Su ofrenda de libación será un cuarto de hin de vino.

14Hasta el día que traigan este sacrificio a su Dios, no pueden comer pan, grano tostado ni grano fresco. Ésta será ley eterna por todas las generaciones, sin importar dónde vivan.

  • Comentarios al respecto sobre la primera ofrenda del omer:

 

  • Comentario versículo 11:

 

1.- La ofrenda se mecia hacia el norte , hacia el sur, hacia el este, hacia el oeste, hacia arriba y hacia abajo. Es decir, hacia Hashem, que es el Amo de los cuatro puntos cardinales y de la dimensión superior e inferior. Se la mecía ida y vuelta para neutralizar los vientos dañinos, y se la mecía arriba y hacia abajo para neutralizar los rocíos perjudiciales, cabe mencionar que esta serie de mecidos se realiza también en la festividad de Sucot con los Arbaat Haminim ( las cuatro especies ), como referencia ver el Majzor de Sucot.

 

  • Comentario versículo 14:

 

1.- Respecto a no podrán comer hace alusión a la prohibición de consumir productos de harina de la nueva cosecha – Jadash en hebreo – antes del 16 de Nisan, el 2° día de Pesaj. Esto rige en todo lugar, incluso fuera de la tierra de Israel. Según otros, la prohibición rige solo en Israel.)

Llego el momento de contando el Omer hasta llegar a Shavuot, como lo dice en la Torá en Levítico 23:15-16 "Contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que trajisteis la gavilla de la ofrenda mecida; contaréis siete semanas completas. “Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo día de reposo; entonces presentaréis una ofrenda de espiga tierna al SEÑOR.

  • Comentario versículo 15:

 

1.- “Contaran siete semanas completas”: Literalmente, la paráfrasis es la siguiente: “Contaran para ustedes….” La voz “contaran” en hebreo es usefartem, cuya raíz es safir, “zafiro”. De modo que la frase bien podría leerse así: “Hagan para ustedes zafiros”: trabajen sobre ustedes hasta lograr que su ser brille cual piedras preciosas. Cada individuo debe contar cada uno de los días por separado y aviva voz ( Rambán).

  • Comentario versículo 16:

1.- El conteo de los 49 días está relacionado con un proceso de purificación del alma. Cada uno de esos 49 días corresponde a uno de los 49 canales de expresión del alma, sirviendo como una guía espiritual para cada alma viviente.

2.- Básicamente, el alma consta de dos niveles: la fase intelectual y la fase emocional.La fase emocional consta de 7 canales primarios, a saber: Bondad, Limitación, Armonía, Persistencia, Humildad, Cohesión, Liderazgo. Cada uno de estos canales debe interactuar con los otros 7 para llegar al resultado adecuado, y así obtenemos los 49 canales, simbolizados en los 49 días del conteo. Como ejemplo de interacción podemos mencionar el siguiente: Bondad (Jesed) es dar en forma irrestricta. Por el contrario, limitación (Guevurá) es restricción absoluta, de modo que la interacción da como resultado la bondad disciplinada – la armonía en su más puro estado.

La cuenta del Omer tiene un significado profundo, personal y espiritual:

El proceso de recibir la Torá en el Monte Sinaí comenzó en verdad 49 días antes de su entrega, con el Éxodo de Egipto. Estos 49 días son tradicionalmente llamados "Sefirat Haomer" que significa la Cuenta del Omer".

En Levítico (el tercer libro de la Torá), el versículo (23:15) declara: "Contaréis,.. desde el día en que habéis traído el Omer como ofrenda cernida...". El omer era una medida de cebada (de aproximadamente 2 litros) que los judíos traían como minjá —Ofrenda de la Tarde— el segundo día de Pesaj. A esto le seguía la Cuenta del Omer, donde los judíos contaban cada día durante siete semanas —cuarenta y nueve días en total— conducentes a la festividad de Shavuot en el quincuagésimo día, el que también celebra el recibimiento de la Torá en Sinaí.

¿Cuál es el significado de contar 49 días y cómo se relaciona con la ansiedad y la preparación para el recibimiento de la Torá? ¿Qué relevancia tiene esta cuenta para nosotros en la actualidad y cómo se aplica esto a la exploración de las dimensiones internas de nuestras almas?.

La palabra mitzráim (Egipto, en hebreo) significa "limitaciones, fronteras, estrechez", y representa todas las formas de conformidad y definición que restringen, cohíben e inhiben nuestro libre movimiento y expresión. Así, dejar Egipto significa lograr la libertad de las restricciones. Después de abandonar Egipto, los judíos pasaron los siguientes cuarenta y nueve días en el desierto preparándose espiritualmente para la experiencia más monumental de todos los tiempos: la entrega de la Torá a Moisés y a los judíos en el Monte Sinaí.

Este período de cuarenta y nueve días fue de intenso refinamiento de carácter. Por cuarenta y nueve días, los judíos subieron de a un peldaño por vez ascendiendo por la escalera emocional hacia una pureza más elevada. Este período de refinamiento de carácter tiene tanta relevancia en nuestras vidas hoy cómo lo tuvo hace 3000 años. Tal como fuimos esclavos en Egipto, podemos también ser esclavos de nuestras personalidades, impulsados por fuerzas sobre las cuales muy a menudo parecemos no tener control.

Los cuarenta y nueve días de sefirá nos enseñan cómo recuperar el control de nuestras emociones, mostrándonos cómo refinar nuestro carácter, paso a paso, de una manera basada en las verdades eternas de la Torá.

Después del período de cuarenta y nueve días llegamos al quincuagésimo día, Matán Torá (la "Entrega de la Torá"), habiendo alcanzado plenamente la renovación interior en mérito a haber evaluado y desarrollado cada uno de nuestros cuarenta y nueve atributos emocionales. ¿Cuál es el significado del quincuagésimo día de Matán Torá? En ese día celebramos la Festividad de Shavuot.

LOS ATRIBUTOS EMOCIONALES DE LA SEFIRÁ:

La palabra hebrea Sefira tiene varios significados. El célebre cabalista, el RaMaK (Rabí Moshé Kordovero, f. 1570), en su monumental obra, Pardés, que significa  (huerto, jardin ) (y sus letras en hebreo: pe,resh,dalet y samej ) Los cuatro niveles de interpretación se llaman: Peshat, Remez, Drash y Sod , escribe que sefirá significa tanto mispar —"número"— como sipur —"cuento"—. Una tercera raíz de la palabra sefirá es sapir —"zafiro"—, un translúcido cristal muy brillante.

El primer nivel es el Peshat, el cual es el “sentido pleno, llano del texto.” El segundo nivel es el Remez, el cual es el “Nivel de principio que conduce a la homilética, sermones, .” Cuando tu conscientemente estudias las Escrituras tu estas a el nivel Remetz. El tercer nivel es el Drash, el cuál es el nivel “esotérico, escondido, o pistas.” Esta trata con patrones escondidos, mensajes, y temas y a lo que Hebreos se refieren como el midrash. Los más dominantes de estos temas y mensajes son acerca del Mesías. El cuarto nivel es el Sod , el cual es el nivel misterioso ( Dt.29-28-29 ).

Contar la sefirá ilumina los diferentes aspectos de nuestra vida emocional. Los días de sefirá nos cuentan una historia — la historia de nuestras almas.

Cada alma recibe un atributo diferente en cada persona.

El espectro de la experiencia humana se divide en siete emociones o cualidades, conocidas en plural como sefirot. Cada una de estas siete cualidades, a su vez, se subdivide en siete, haciendo un total de cuarenta y nueve.

Cada uno de los cuarenta y nueve días de sefirá ilumina una de las cuarenta y nueve emociones. La energía de cada día consiste en examinar y refinar su correspondiente emoción. Después de perfeccionar y purificar todas las cuarenta y nueve dimensiones, estamos plenamente preparados para matán Torá, pues ahora estamos sincronizados con los cuarenta y nueve atributos Divinos de los cuales emergen los atributos humanos.

La siguiente es una descripción de los siete atributos emocionales, los cuales, en varias combinaciones constituyen las cuarenta y nueve cualidades a ser examinadas y desarrolladas durante este período. Lo que sigue ofrece sólo una de las tantas aplicaciones.Cada sefirat deben interactuar con el resto de las sefirot o pilares.

LOS SIETE ATRIBUTOS EMOCIONALES

  1. Jésed: ( Bondad,Amor, Dar, Entrega , Benevolencia )

  2. Guevurá: (Justicia, disciplina, restricción, limites, fuerza, temor)

  3. Tiferet: ( Belleza y armonía, compasión )

  4. Nétzaj: ( Persistencia, fortaleza, ambición )

  5. Hod: ( Humildad, agradecimiento, esplendor )

  6. Iesod:  (Cohesión, fundamento, principios )

  7. Maljut:  (Nobleza, reinado, soberanía, liderazgo )

 

¿Usted alguna vez se ha preguntado de donde sale el concepto de la cuenta del Omer? ¿O de que fuente sale este concepto de contar por 49 días a partir de la noche del 15 de Nisán?.

 

La respuesta la encontramos en la misma Torá en los cinco libros escritos por Moshé y que a continuación lo veremos en los siguientes párrafos de esta sección:

El siguiente comentario sobre el tema que nos ocupa de Sefirat Haomer son tomadas de las enseñanzas del rabino Itzjak Ginsburgh:

Ya que nos estamos ocupando de los principios generales, podemos tratar de descubrir nuevos principios en la Torá. La generalización de "Ama a tu prójimo como a ti mismo" no es sólo un importante principio entre las convenciones de la Torá y la observancia de las mitzvot, sino un versículo de la Torá, y puesto que la Torá se compone de cinco libros diferentes, tal vez podemos identificar cinco de estos principios.

 

Vamos a meditar por un momento en el libro del Génesis y considerar cuál es el verso más famoso y más en general de este libro. Naturalmente, el versículo que inmediatamente viene a la mente es el primero: "En el principio, Elokim [Dios] creó los cielos y la tierra." Este es el verso que inicia todo y ejemplifica todo el libro de Génesis, el libro de la creación y el comienzo de la humanidad, en un solo verso.

 

Continuemos con el libro del Éxodo: aquí nos sentimos atraídos por la primera estrofa de los Diez Mandamientos: "Yo soy Hashem, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la casa de servidumbre." Este es el principio fundamental de nuestra la fe que une la Entrega de la Torá con la salida de Egipto, que es el punto principal de la historia del libro de Éxodo.

 

Cuando llegamos al libro de Levítico, el libro central de la Torá, Rabí Akiva ya ha hecho el trabajo por nosotros: "Ama a tu prójimo como a ti mismo" es el gran principio de este libro.

El pasaje que elegimos en el libro de Números contiene los tres versos de la bendición sacerdotal, que tenemos la costumbre de leer todas las mañanas después de la bendición sobre la Torá, es decir que es representativa de toda la Torá Escrita.

Por último, en el libro de Deuteronomio nuestra elección es simple: "Oye, Oh Israel; Hashem es nuestro Elokim, Hashem es uno." Este verso es la declaración por excelencia de la fe judía, un verso que decimos dos veces al día y sus palabras estuvieron en la boca de un sin número de judíos que fueron llevados a la muerte para santificar el Nombre de Dios como judíos.

Antes de ahondar en el significado de estos cinco versos, vamos ordenarlos en una estructura familiar: el número total de palabras en estos cinco versos es de 49 y eso nos recuerda de inmediato los cuarenta y nueve días en los que contamos el Omer. Por lo tanto, podemos hacernos una "tabla de la cuenta del Omer" en la que cada palabra corresponde a un día, desde el primer día, representado por "En el principio" (בְּרֵאשִׁית , bereshit) hasta el último día, representado por la última palabra del último verso: "Uno" (אֶחָד , Ejad)

 

LAS PRIMERAS 7 PALABRAS EN ESTE TEXTO:

 

 

בְּרֵאשִׁ֖ית בָּרָ֣א אֱלֹהִ֑ים אֵ֥ת הַשָּׁמַ֖יִם וְאֵ֥ת הָאָֽרֶץ Gn.1:1 (7)

Gen 1:1  En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

 

LAS SIGUIENTES 9 PALABRAS EN ESTE TEXTO:

אָֽנֹכִ֨י יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ אֲשֶׁ֣ר הֽוֹצֵאתִ֩יךָ֩ מֵאֶ֨רֶץ מִצְרַ֜יִם מִבֵּ֣ית עֲבָדִ֗ים Ex.20:2 (9)

Exo 20:2  Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.

 

LAS SIGUIENTES 3 PALABRAS EN ESTE TEXTO:

 

וְאָֽהַבְתָּ֥ לְרֵֽעֲךָ֖ כָּמ֑וֹךָ Lv.19:18 (3)

Lev 19:18  "No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo; yo soy el SEÑOR.

 

LAS SIGUIENTES 24 PALABRAS EN ESTE TEXTO:

 

יְבָֽרֶכְךָ֥ יְהוָֹ֖ה וְיִשְׁמְרֶֽךָ Nm.6:24-27 (24)

יָאֵ֨ר יְהוָֹ֧ה | פָּנָ֛יו אֵלֶ֖יךָ וִֽיחֻנֶּֽךָּבְּרֵאשִׁ֖ית בָּרָ֣א אֱלֹהִ֑ים אֵ֥ת הַשָּׁמַ֖יִם וְאֵ֥ת הָאָֽרֶץ

יִשָּׂ֨א יְהוָֹ֤ה | פָּנָיו֙ אֵלֶ֔יךָ וְיָשֵׂ֥ם לְךָ֖ שָׁלֽוֹם

וְשָׂמ֥וּ אֶת־שְׁמִ֖י עַל־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל וַֽאֲנִ֖י אֲבָֽרֲכֵֽם

Núm 6:24  "Que Hashem te bendiga y te guarde;

Núm 6:25  "Que Hashem haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

Núm 6:26  "Que Hashem alce sobre ti su rostro, y te dé paz.'"

Núm. 6:27  Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.

LAS SIGUIENTES 6 PALABRAS EN ESTE TEXTO:

 

שְׁמַ֖ע יִשְׂרָאֵ֑ל יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֵ֖ינוּ יְהֹוָ֥ה | אֶחָֽד:Dt.6:9 (6)

Dt. 6:9  Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.

SI SUMAMOS CADA UNA DE LAS PALABRAS DE CADA UNO DE LOS CINCO TEXTOS DE LA TOTAL NOS DA COMO RESULTADO 49 PALABRAS QUE REPRESENTAN LA CUENTA DEL OMER (LV.23:9-16 ).

La cuenta del Omer se realiza todas las noches después del anochecer, desde la segunda noche de Pesaj hasta la noche anterior a Shavuot y se realiza la siguiente oración:

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

 

Bendito eres Tú, Adonai nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Escucha en la seccion de Audios la reflexión de cada día de la cuenta del Omer, por el Prof. José Alberto Fuentes.

"Shalom U´braja"

© 2016 Comunidades Unidas en el Mesías - Messianictorah - Mikdash Meat - Rosh Pina